Cazadores de Sombras Argentina
Entra y conoce a otros fans de estas maravillosas sagas! Anímate! Y si no entiendes algo no dudes en preguntarle a las Administradoras!

Cazadores de Sombras Argentina

¡Este es un foro para todos los mundanos, subterraneos y nephilims!
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Habitación de Dacon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Isabelle Lightwood
Inquisidora
Inquisidora
avatar

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 27/09/2011
Edad : 20
Localización : Cap. Federal

Hoja de personaje
Nombre de personaje: Breena Rhowsen
Parabatai: Mía Liam
Habilidad: El látigo

MensajeTema: Habitación de Dacon   Lun Nov 07, 2011 8:10 pm

13

Breena quería matar a James, no se encontraba de muy buen humor y lo menos que necesitaba era una subida de adrenalina (cosa que Stark, con su grito de niña asustada, es lo que consiguió).
Mientras Breena caminaba junto a Dacon por los pasillos del instituto, sentía que los párpados eran dos persianas de plomo que se estaban cerrando a causa del gran sueño que tenía. Por suerte, la voz de su mejor amigo interrumpió el proceso.
-Vamos a mi cuarto, tengo que curarte esa herida- La chica resopló.
-¿Ya? ¿No puede ser mañana? Dacon, puedo curarme yo sola con una ru...
-No. Ahora- La interrumpió, tajante.
Caminaron unos pasos más y él abrió una puerta lisa de madera. Al entrar a Breena le sorprendió la sencillez y el orden del cuarto, ya que en el instituto de Londres la habitación de Dacon era un completo desastre. Claro está que recién llegaron hace horas, pero él ni siquiera había desempacado sus cosas, la maleta estaba tirada en un rincón y Dacon siempre tuvo la costumbre de llegar al lugar de estadía y comenzar a sentirse como en su casa, ya saben: tirar la ropa por ahí, deshacer la cama y no volver a hacerla en varios días… en fin, lo único que sobrevivía a su caos eran sus libros.
-Esta raro. No es de tu agrado, ¿Verdad?- Inquirió Breena, alzando una ceja. Dacon fue hacia un armario blanco y tomó un cofre del estante de arriba.
-Como me conoces- Él volvió donde estaba ella, le guiñó un ojo y le acarició la mejilla. –Siéntate, no puedo curarte eso parada…- La miró de arriba abajo. –Espera, no, será mejor que te acuestes.
-Lo que usted diga, doctor.
Breena se acostó en el suave colchón de la cama y reposó en las dóciles almohadas. Respiró hondo y se dijo que tenía que tranquilizarse.
-Bien, veamos que hay por aquí- Dacon comenzó a sacar uno por uno los medicamentos e instrumentos de primeros auxilios hasta que encontró un poco de agua oxigenad y algodón. –Perfecto, esto servirá- Derramó un poco de líquido sobre el algodón.
-Para, para, ¿Por qué no me lo curas con una runa?
-Sabes que creo que curar naturalmente es más...
-Es de mundanos.
-¿Y? Como si fueran tan repugnantes.
Prosiguió con la curación, pasando el algodón por uno de los orificios que el demonio le había dejado a Breena. Ella frunció el ceño y se mordió el labio inferior, con una iratze hubiera sido muchísimo más práctico y fácil.
–Ah, vamos, ¿peleas con monstruos y no puedes soportar esto?
-A pesar de ser una experta en destrozar cuerpos demoníacos admito que detesto que me curen. Ya sabes, siempre me gustó que las cosas se cicatrizaran por si solas O CON UNA RUNA- Breena remarcó las palabras con énfasis.
El muchacho volcó otro poco de agua oxigenada en el otro orificio.
-Claro, y así, a los nueves años, te agarró una hemorragia mas o menos imparable.
-¡Eh! ¿Cómo sabes eso?
-Tu madre me lo contó- Breena negó con la cabeza. –Fue gracioso- Dacon rió entre dientes.
-No para mí y menos para ella, pensó que me iba a morir desangrada. Igual mi padre lo curó con dos simples runas, ¿entiendes? runas- Dijo ella, malhumorada.
-Cállate Breena, es solo un poco de agua con alcohol y algodón- El muchacho mostró los objetos en alto.
-No entiendo por qué teniendo vías más prácticas utilizas los métodos humanos- Se quejo Breena.
-Son cosas mías- Tomó un montón de gasa y comenzó a rodear el pecho de Breena con ella, a sentir el contacto de los dedos con su piel, su respiración, su…

-No te gusta Nueva York, ¿Verdad?- Dacon parpadeó un instante, dejando de envolver el cuerpo de su amiga.
-No mucho.
-Lo odias- Él suspiró. –Quizás no deberías haberme acompañado. Tienes que pensar más en ti, Dacon.
-Breena…
-¿De donde conoces a James Stark? Es decir, si, de Miami, pero…- Ella comenzó a cambiar de tema.
-Larga historia.
-La noche es larga, vamos, suéltalo.
Dacon desvió la mirada y empezó a juguetear con la pequeña botella de agua oxigenada que sostenía en la mano. Su amiga pudo sentir al instante la tensión que él llevaba al recordar lo que ella le pidió que le contara. Era bastante obvio que detestaba a James y que ese odio era correspondido.
-Bien, que más da. ¿Recuerdas el campamento en Miami de entrenamiento para cazadores de sombras?
-Eh, ¿Al que fuiste unos meses después de conocerme?
-Si, ese. La cosa es que debíamos obtener el mayor puntaje, pasando pruebas que los entrenadores nos asignaran. Pero algunos integrantes no habían ido para reforzar sus conocimientos, si no para burlarse de los imbéciles que necesitaban de un campamento para convertirse en un nephilim… y uno de esos éramos Stark y yo. Nos encantaba molestar, jugarles bromas a los cazadores de sombras que se creían superiores por solamente pagar un dineral para hacer algo que con sangre y sudor se aprende más rápido. A parte no había mujeres, con algo teníamos que divertirnos- Breena largó una carcajada.
-Es cierto, recuerdo que casi trituras al gato de tu madre cuando te enteraste que te habían inscripto ahí.
-¡Si! Es que no lo entendía. Recién habíamos llegado al instituto de Londres y ya me querían mandar a ese antro de perdedores. Igual me arrepentí de no asesinar a esa bola horrible de pelos, me hacia revolver del asco, mi mamá jamás lo bañaba. Decía: “¡Se baña solo!” ¿Cuándo? ¿Dónde? ¡¿Cómo?!- Dacon rió, negando con la cabeza. –Que suerte que lo atropelló un camión…
-¡Dacon! Eres un idiota.
-Es mentira, fue comida de demonios…
-¡Ya, para!
-Bien, bien, nada más se escapó. Y esta vez es en serio.
-Ya entiendo porqué se escapó- Ella lo miró de arriba abajo. –Termina de contarme la historia.
-Ah, si, me había olvidado. ¿Por dónde iba? ¡Ah, si! En fin, siempre los molestábamos y les hacíamos la vida imposible. Hasta que encontramos a la carnada perfecta había un nephilim que en serio nos molestaba, demasiado, creo que se llamaba Sam Wael, o algo así. Estábamos planeando el plan perfecto para hacer que lo castigaran de la manera más cruel para esos lerdos: Restarle todos sus puntos. Entonces a Stark se le ocurrió algo demasiado tentador para hacer: Quería doparlo con una droga para que hiciera lo que le dijéramos. Y James le iba a decir que debería caminar, desnudo, hasta la habitación del entrenador Terrens, que se murmuraba que era gay. Al principio casi muero de la risa y acepté.
-Les caía bien ese nephilim, eh.
-No sabes cuanto- Sonrió irónicamente. –En la cena pusimos con cuidado la droga en su comida y cuando terminamos lo alejamos de los demás y le dimos la orden: A las dos de la mañana, caminando desnudo hasta la cabaña de Terrens. Stark y yo no podíamos esperar a la mañana siguiente para escuchar los rumeros. Pero… algo no salió tan bien como lo esperábamos: Sam era un experto en drogas, luego nos esteramos de que trabajaba con mundanos para mezclar drogas mundis y pociones de brujos para matar en un segundo a los demonios. La cuestión es que nos despertamos a la noche, con la cara de felicidad de Sam y todos los entrenadores. Nos mandaron a una cabaña de aislamiento, donde teníamos que conseguir la comida por nosotros mismos y claro esta, estaba lleno de demonios y subterráneos. Pero ese no era el problema, el problema era que, por culpa de la idea idiota que tuvo ese imbécil terminamos ahí, igualmente yo también estuve mal en seguirlo, pero la idea, principalmente fue de él.
-¿Y si James salta de un edificio, tu también lo haces?
-Bueno… no, pero…
-No toda la culpa es de Stark.
-Vamos, defiéndelo.
-Soy justa, Dacon, fuiste bastante tonto, a decir verdad. Tú y James también, obviamente.
Breena sintió tres golpecitos en la puerta e instantáneamente se levantó para abrir la puerta, sintiendo puntadas en su herida. Su amigo la detuvo.
-Aunque me digas que soy tonto, todavía te voy a seguir cuidando. No te muevas.

Dacon abrió la puerta y resopló.
-Ja, hablando de Roma.
-¿Nos vas a dejar entrar, idiota?- La voz de Stark resonó en toda la habitación.
-A Mía si, a ti no, contaminas el aire.
-Dios, ¿Podemos pasar? James esta bastante inquieto, dice que te escuchó contándole su historia a Breena y que esta todo mal- Habló Mía. –La verdad te quiero degollar, James Stark.
-No voy a dejar que este bobo ande diciendo mal las cosas.
-No dije nada que no fuera verdad, no trates de salvar tu pellejo. A parte, Breena necesita descansar, esta herida.
-¡Estoy bien!- Gritó Breena desde la cama.
-¿Esta herida?- Mía pasó sin previo aviso y se sentó al lado de la chica. –Eso si que es feo, ¿Te lo curó Dacon?
-Es lo único que sabe hacer bien- Murmuró James, cerrando la puerta.
-Cuéntales la historia desde tú punto de vista, Stark, me tienes harto- Dacon revoleó los ojos y resopló.
-Claro que si. Bien: Fui por obligación al campamento para cazadores de sombras, me encontré con Dacon y como vimos que los dos odiábamos estar allí empezamos a molestar a todos los tontos que si disfrutaban de estar allí. Hasta que Sam Wael, un idiota al extremo, nos sacó de nuestras casillas. Y a mi se me ocurrió jugarle una pequeña broma, Dacon, obviamente, dijo que sí, porque la idea de drogarlo y hacer que vaya desnudo a la cabaña de un profesor gay era muy bueno. Pero nos salió mal y terminamos los dos solos en la cabaña de aislamiento. Y esto es algo que Dacon prefiere omitir, ¿Verdad?
-Fue un error- Susurró el amigo de Breena, mirando al suelo.
-Jamás me pediste perdón. No necesitaba que te pusieras de rodillas y fueras mi esclavo, solo quería que dijeras “lo siento”.

_________________


"Aunque el comportamiento tradicional de una princesa no era lo que podía esperarse de Isabelle en absoluto. Ella, con su látigo, botas y cuchillos, haría pedazos a cualquiera que intentara encerrarla en lo alto de una torre, construiría un puente con los restos y se marcharía despreocupadamente hacia la libertad, sin siquiera despeinarse en ningún momento."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Clary Fray
Inquisidora Fundadora
Inquisidora Fundadora
avatar

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 27/09/2011
Edad : 27

Hoja de personaje
Nombre de personaje: Mía Liam
Parabatai: Breena Rhowsen
Habilidad: Arquería

MensajeTema: Re: Habitación de Dacon   Vie Nov 11, 2011 7:42 pm

14

-Okey, James hablando como niña y pidiendo unas disculpas me da asco ¿Pueden terminar de contar la historia de una maldita vez que quiero irme a dormir? . Resople
-Vete si no quieres escuchar me tienes podrido con tu mal humor Mía. Dijo James apretando los dientes.
-Ahora tengo curiosidad así que lárgalo ya. Revolee los ojos
-Durante la reclusión como bien dijo Dacon tuvimos que enfrentarnos a diferentes retos, demonios, trampas, y esas cosas... se ve que el niño seguía tan enojado conmigo cuando seguirme fue una decisión tomada por el... una noche en el bosque caí en una trampa... y Dacon no tuvo la mejor idea que pagármelas dejándome atrapado allí, la trampa era un hueco en el piso lleno de espinas, tenía una pierna atascada en muchas de ellas... pasaron tres días y ya había perdido la esperanza.. por más que saliera de allí perdería una pierna.. Pero unas horas después el entrenador me encontró me saco de allí y fui curado, aunque estuve unos meses rengo... y ahora sabes porque a veces cojeo con la pierna izquierda. Dijo mirándome con los ojos tristes -Y lo peor fue que luego de eso no volví a ver a Dacon, cuando pude volver a casa Dacon ya se había marchado a Inglaterra, jure que me vengaría de ti algún día... pero luego conocí a Nathen y me enseño a calmar mi ira, por eso supongo que muchos están aquí, por problemas de conducta. Agrego mirándome de reojo.
-Creo que no tienes que echarme miraditas por lo bajo para que entiendan que soy una mal educada, aquí todo el mundo sabe eso. Sonreí irónicamente -Y se debe a tener una madre súper pesada adicta a las compras y un padre adicto al trabajo y bla bla bla no tuvieron el tiempo suficiente de educarme. Dije restándole importancia
-Ya basta!! estoy cansada y herida y se ponen a hablar sobre cosas del pasado que la verdad NO TIENEN IMPORTANCIA, Dacon estuvo mal si y te debe una disculpa así que si tienes un poco de cerebro amigo mío pide disculpas. Dijo Breena fulminándolo con la mirada -Y tu ya sabemos que no te bancas a James y que te llevas todo el mundo por delante porque tus padres no te dieron "la atención necesaria" bla bla bla pero como dije es PASADO, y estamos en el PRESENTE así que si quieren ser un buen equipo POR EL ÁNGEL DEJEN DE ACTUAR COMO NIÑOS RESENTIDOS. James suspiro y río por lo bajo. -A no te creas que tu te vas a salvar, para ti también va el reto "chico que se cree que las chicas lo ven y se desmayan". Termino de hablar y se sento en la cama
-Bueno chica.... calma por mi parte tratare de que todos nos llevemos bien. Dije levantando las manos -Todo si no vuelves a ponerte así, lo juro. Agregue poniéndome una mano en el corazón.
-Yo estoy con Mía... y James discúlpame.. me deje pasar por la rabia... Dijo Dacon extendiendo la mano -Espero que podamos olvidar el pasado y empezar de nuevo ¿Estás de acuerdo?. James dudo en estrecharle la mano pero después de unos segundos su sonrisa de bufaron volvió a aparecer y estrecho su mano
-Estoy de acuerdo, olvidemos los últimos sucesos de ese campamento y volvamos a ser el dueto del principio.
-¿Y bien? ¿estás contenta? Dijo Dacon mirando a Breena
-Si lo estoy, pero estaría mejor si me dejaran dormir, ¿nos vemos mañana vale? . Dijo haciendo una sonrisa forzada
-Hasta Mañana. Susurre y salude con la mano a todos y salí del cuarto seguida por James y Dacon.

(el relato continua en la Biblioteca - Escritorío de Nathen)

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://tmiargentina.foroargentina.net
 
Habitación de Dacon
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» BELLEDONNE, HABITACIÓN 16, de Anke De Vries
» EL CHICO QUE SE ESCABULLE POR LA VENTADA DE MI HABITACIÓN
» enana habitación para un gran equipo
» Felicidadeeeees, JUNE!!
» AYUDA ACONDICIONAMIENTO ACUSTICO.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cazadores de Sombras Argentina :: Instituto :: Habitaciones-
Cambiar a: